Mom News

Mesa de trabajo 3

Mom
News

Todo lo que debes saber sobre ir al dentista en el embarazo

 32,768 Visitantes

Cuidar la salud bucodental durante la gestación es fundamental tanto para el bienestar de la madre como para el bebé. Por este motivo, visitar al dentista durante el embarazo no solo es posible, sino necesario.

Recibir atención dental adecuada previene afecciones en la boca que pueden complicar la gestación. Por fortuna, muchas prácticas dentales se pueden realizar con seguridad durante el embarazo. No obstante, debes saber que existen tratamientos que es mejor posponer para después del parto.

Importancia de visitar al dentista durante el embarazo

Visitar al dentista durante el embarazo es parte de los cuidados necesarios para llevar una gestación saludable. Los exámenes dentales de rutina y las limpiezas profesionales ayudan a mantener dientes y encías sanas.

Con esto, se busca evitar los problemas bucales comunes en esta etapa, como las caries y la enfermedad de las encías. Un estudio publicado en la revista Swiss Dental Journal sugiere que algunas afecciones odontológicas, como la periodontitis, se asocian con complicaciones en la madre y el feto.

Los controles odontológicos permiten detectar y tratar cualquier afección de la boca a tiempo. Con esto se evita que empeoren, que afecten la salud de la madre y que compliquen el embarazo. Además, en las consultas dentales, el profesional orienta a la futura mamá sobre los cuidados necesarios para mantener su salud bucal y evitar los problemas de la boca asociados al embarazo.

¿Qué prácticas dentales se pueden realizar durante el embarazo?

Durante el embarazo, es posible recibir tratamientos dentales seguros que mejoran las condiciones de tu boca y evitan complicaciones. Realizar las intervenciones durante la gestación frena el avance de patologías que podrían poner en riesgo tu salud y la de tu bebé. Estas son algunas de las prácticas que el dentista puede realizar de manera segura durante el embarazo.

Limpiezas dentales

Los cambios propios del embarazo predisponen a la mujer a sufrir gingivitis y periodontitis, por lo que las limpiezas profesionales son una terapéutica recomendada durante la gestación. A través de la eliminación de la placa bacteriana y el sarro, se previenen estas patologías y sus complicaciones.

Empastes

Los empastes son tratamientos simples que permiten detener el avance de las caries y evitar complicaciones como infecciones o dolor intenso. Se pueden realizar de manera segura durante en el embarazo, de preferencia durante el segundo trimestre.

Endodoncias

La necesidad de realizar un tratamiento de conducto durante el embarazo la determina el odontólogo. La limpieza de la parte interna de los dientes permite tratar piezas dentarias dañadas sin la necesidad de extraerlas y evitar que el cuadro se complique. Pero el procedimiento implica el uso de anestesia, radiografías y medicación, por lo tanto, el dentista valorará el mejor momento para hacerlo.

Radiografías dentales

A menos que sean necesarias, lo ideal es evitar las radiografías dentales durante el embarazo, sobre todo en el primer trimestre. De todos modos, si algún tratamiento requiere su uso, se pueden realizar de manera segura, ya que la radiación es mínima. La American Dental Association (ADA) aconseja el uso de delantales de plomo y un protector de tiroides para ello.

Anestesias dentales

Algunos tratamientos dentales requieren el uso de anestesia local para evitar el dolor durante el procedimiento. La mayoría de las anestesias dentales son seguras durante el embarazo. De todos modos, es importante que el profesional esté al tanto de la gestación para elegir la opción más adecuada.

Tratamientos de emergencia

Cuando una embarazada experimenta dolor intenso en la boca, tiene una infección dental o presenta alguna otra emergencia, es importante que busque atención odontológica de inmediato. Según un estudio publicado en la revista Dentistry Journal, los dentistas pueden tomar medidas para solucionar las emergencias de manera segura durante todo el período de embarazo.

Tratamientos odontológicos a evitar en el embarazo

Para comodidad de la mujer y cuidado del bebé, se prefieren posponer aquellas prácticas que no son vitales. Es así que los tratamientos de estética dental no son recomendados durante el embarazo. Si deseas realizarte un blanqueamiento dentalo colocarte una carilla estética, lo ideal es esperar a que nazca tu bebé.

Así mismo, la colocación de implantes dentales es otra de las prácticas que conviene postergar hasta después del parto. Además de la incomodidad, los cambios en los tejidos periodontales y la cicatrización pueden afectar el proceso de osteointegración necesario en este tipo de tratamiento. Por otro lado, con respecto a la ortodoncia, pueden ocurrir dos situaciones:

  • Si el embarazo sucede mientras estás realizando un tratamiento de ortodoncia, podrás continuar con el mismo. Pero deberás poner especial atención en la higiene oral y el cuidado de las encías.
  • Si aún no comenzaste con la ortodoncia, es preferible esperar a que termine el embarazo para ponerte los aparatos. Los cambios propios de la gestación pueden volver el tratamiento más incómodo y favorecer el desarrollo de enfermedades orales.

Por otro lado, en la práctica clínica, el odontólogo no podrá utilizar algunos medicamentos y sedantes. Por ejemplo, la ADA desaconseja la exposición a óxido nitroso durante el embarazo.

Complicaciones del embarazo asociadas a problemas dentales

Como mencionamos, acudir al dentista durante el embarazo ayuda a controlar las patologías orales más frecuentes. Esto no solo es importante para mantener la boca de la madre sana y funcional. También es una medida preventiva contra las complicaciones del embarazo asociadas a problemas dentales. 

La gingivitis y la periodontitis son procesos inflamatorios e infecciosos de los tejidos que sostienen los dientes. Debido a los cambios propios del embarazo, si no se tienen los cuidados adecuados, estas patologías se desarrollan con más facilidad durante la gestación.

La madre con enfermedad periodontal tiene sangrado e inflamación en sus encías, mal aliento, sensibilidad, movilidad dentaria e incluso puede perder sus dientes. Además de esto, un estudio publicado por la revista Odontología Vital relaciona esta patología con los siguientes resultados adversos en el embarazo:

  • parto prematuro,
  • bajo peso al nacer,
  • preeclampsia.

Por otro lado, los cambios propios del embarazo favorecen el desarrollo de caries. Si las cavidades no se tratan de manera oportuna, pueden desencadenar dolor e infecciones que deben atenderse con urgencia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: